DIECIOCHO AÑOS DESPUÉS SAN ANDRÉS REABRE SUS PUERTAS

La mañana del pasado domingo 28 de mayo, quedará grabada en las retinas de los hermanos de la Ilustre Cofradía de la Entrada de Jesús en Jerusalén y Nuestra Señora de la Paz y de todos los granadinos como una mañana histórica. Dieciocho años después, las campanas de la iglesia parroquial de San Andrés Apóstol volvían a tañer para anunciar a sus feligreses la celebración de la Santa Misa. Los avatares del tiempo hicieron que en el año 1999 cerrara sus puertas una de las iglesias más importantes de la Granada cristiana, ergida en 1521 y hoy, dieciocho años después, el sueño de esta humilde cofradía las ha vuelto a abrir para que sus Sagrados Titulares regresen a su casa, la casa que don Paulino Cobos quiso que tuvieran cuando en 1917 encargó a don Eduardo Espinosa Cuadros la imagen de Jesús de la Entrada en Jerusalén.

En estos años la iglesia ha sufrido varias intervenciones por parte de la Archidiócesis de Granada entre 2002 y 2008 centradas en las cubiertas y exteriores del templo. En el año 2014 el cabildo de hermanos aprobó afrontar la primera fase de las obras de restauración que ha permitido la reapertura al culto de nuestra sede canónica. Esta fase se compone de la rehabilitación y acondicionamiento de las tres cuartas partes de la nave central, consolidación de la portada y acondicionamiento de la nave lateral izquierda en la que se pueden observar los muros primitivos de 1521, que quedaron ocultos en la restauración del S. XIX llevada a cabo tras un incendio sufrido en 1818.

Gracias al tesón y esfuerzo de la cofradía este templo granadino ha reabierto sus puertas a los fieles, y así quedó reflejado el pasado domingo en la Solemne Eucaristía oficiada por Monseñor Martínez Fernández, en la que un gran número de hermanos y granadinos llenaron la iglesia desde las primeras horas de la mañana hasta las últimas horas de la tarde.

En la eucaristía Monseñor dejó patente la inmensa alegría que le supone volver a reabrir al culto el templo parroquial así como las felicitaciones a la cofradía, sin la cual no habría sido posible y a la que, desde ese momento, expresó el deseo de pertenecer en su nómina de hermanos.

La Junta de Gobierno quiere aprovechar estas líneas para agradecer a todos los que con su trabajo e ilusión de los últimos meses han logrado que la reapertura sea hoy una realidad. A las religiosas de María Inmaculada del servicio doméstico por hacernos sentir como en casa en estos dieciocho años. A los RR. PP. Redentoristas que nos han acogido cada cuaresma abriéndonos las puertas de su Santuario. Al Excmo. Sr. Alcalde Francisco Cuenca, la Real Federación de Cofradías, al Colegio Oficial de Peritos y a las Hermandades y granadinos por su acompañamiento y felicitaciones en estos días. Y como no, a todas las asociaciones e instituciones que han aportado su granito de arena a éste gran proyecto.

Para la Cofradía hoy comienza un nuevo camino y el verdadero sueño. El sueño de devolver a Granada todo el esplendor de la que es su sede canónica, la iglesia parroquial de San Andrés Apóstol.