Jesús de la Entrada en Jerusalén

Nuestro Titular representa el pasaje evangélico de la Entrada de Jesús en Jerusalén. El Señor aparece montado a lomos de un asno, al que acompaña un pollino. Así, Cristo se presenta en actitud de bendecir al pueblo con la mano derecha, mientras con la izquierda sostiene las riendas del animal. Es una imagen de vestir de suave modelado y policromía oscura. El cabello, largo, cae sobre los hombros, retorciéndose y enmarcando el rostro, casi sonriente, que se encuentra más cercano a lo frío clásico, que a lo sentido barroco.

El conjunto escultórico del Señor sentado sobre el asno, fue realizado en 1917 por el granadino Eduardo Espinosa Cuadros, tras el encargo hecho por el párroco de San Andrés, el Ilmo. Sr. D. Paulino Cobos González. La bendición solemne de la imagen, efectuada por el Arzobispo de Granada, D. José Meseguer y Costa, se realizó el 31 de marzo de 1917, sábado anterior al Domingo de Ramos de ese mismo año, en el que efectuó su primera salida procesional. En el año 1948, tras la recuperación de la hermandad y la aprobación de sus estatutos, se realiza la talla del pollino que acompaña al conjunto escultótico de Espinosa Cuadros.

La imagen del Cristo fue restaurada en 2001 por Carmen Bermúdez y Raquel Fuentes, año en el que estrenó el mantolín bordado en el taller de Francisco Franco, de Coria del Río.